El moscatel: de Alejandría a Chipiona

Visitar Chipiona es siempre un gusto para los sentidos. En especial si se tienen tan bellos recuerdos de ella y ligazón desde siempre.

Pasear por Isaac Peral sumergido en el gentío, tomar unos camarones en la cruz de la mar, seguir el haz de luz del faro que se pierde en el horizonte, intuir Doñana al fondo y divisar los restos del famoso barco del arroz.

Aunque creo que habrá poca duda en afirmar que lo más famoso de Chipiona es el hecho de haber sido la tierra de nacimiento de Rocío Jurado, la más grande. Luego estaría el Santuario de la Virgen de Regla, la cruz del mar, el castillito y la bodega homónima. 

Si seguimos glosando la lista de lo que representa Chipiona en nuestra mente podemos continuar con los corrales, el sabor marinero, el recuerdo de las paelleras del Risitas y el festival del moscatel. Exacto, del moscatel.

Museo del moscatel Chipiona

Delicioso producto que queda encuadrado y protegido dentro de la DO del marco de Jerez. Un vino dulce que viene de esta uva que encontramos en este lugar, la moscatel de Alejandría. Con el nombre que nos evoca al país de los faraones y lujo oriental.  Este origen norafricano nos recuerda la belleza de la viticultura en la historia.  

Museo del moscatel Chipiona

Hay varios tipos de Moscatel, desde el dorado ( más joven y seco) hasta el dulcísimo moscatel de pasas. Es un verdadero gusto poder visitar una de pocas bodegas que lo elaboran, ver las botas que tienen décadas y ver el sistema de criaderas y soleras. Dentro de la cooperativa agraria católica se encuentra el museo del moscatel, donde nos explicarán el proceso, veremos una representación de como sería un viñedo y choza antigua para acabar con una degustación. 

Museo del moscatel Chipiona

Un producto singular y de enorme calidad, que podemos disfrutar a granel en las bodegas de Chipiona. Añadiendo su dulzor al acervo cultural de este rincón de Andalucía. 

Deja una respuesta