El parque de María Luisa

El parque

Hemos hablado ya en otras ocasiones de la exposición iberoamericana de 1929, acontecimiento para cuya preparación donde Sevilla experimentó una gran remodelación urbana.

Se abrieron ensanches en la calle Génova, actual avenida de la constitución. Es el momento de la expansión al sur, Cambiando el perfil de la ciudad para siempre. En relación a esta Sevilla de principios de siglo que se transforma es que hoy venimos hablar del parque de María Luisa.

isleta de los pájaros maria luisa

 

Para su construcción del parque de María Luisa se usan los terrenos que la infanta María Luisa Fernanda dona a la ciudad una vez enviuda del Duque de Monpensier, Antonio de Orleans.

Antonio de Orleans pertenecía a una de las ramas de la familia real francesa, que deben exiliarse debido a la revolución de 1848 que dio paso a la segunda república francesa, ya que  quien sería luego Napoleón III toma el poder en Francia.

La infanta María Luisa era hermana de la reina de España, Isabel II y por ello se había casado con Antonio de Orleans. Quien desde su llegada a España estuvo decidido a tomar un papel activo en las distintas conspiraciones y maquinaciones para lograr el poder.

En un principio se instalan cerca de Madrid, pero su presencia se juzgaba peligrosa. De forma que acaban llegando a Sevilla  que está un poco más lejos de la corte y compran el edificio de lo que fuera la escuela de mareantes. Mientras, lo reforman a su gusto, pero mantienen la magnífica portada barroca de Leonardo de Figueroa. Mientras que duran los trabajos de reforma se instalan en los reales alcázares. Aunque la idea de alejarlos de Madrid era para que no intervinieran en la política de la corte, su presencia en multitud de intrigas parece clara.

 ¿esto qué significa? Pues que desgraciadamente para ellos, sus aspiraciones políticas nunca llegan donde hubieran querido. A la muerte del Duque, su viuda decide legar parte de sus jardines a la ciudad de Sevilla y será sobre este terreno que erija el parque sevillano por excelencia. Que llevará el nombre de parque de María Luisa en homenaje a la duquesa de Monpensier e infanta de España

Glorieta San Diego

Este es el lugar que marca la frontera entre el distrito sur y centro. Tenemos tres estatuas en esta glorieta llamada así por ser el lugar donde estaba situado el convento de San Diego. Es la marca de entrada a otro recinto, si venimos desde el centro de la ciudad.

Triple arco obra de Vicente Traver que alberga estas estatuas son alegóricas, es decir, representaciones de conceptos. Estando a la entrada de la plaza de España y el monumento a la raza es natural que la que está al medio represente a Hispania y a sus laterales los dones que esta prodigó al mundo.  A un lado tenemos la riqueza espiritual en la estatua que porta una inmaculada. En la otra tenemos la riqueza en un sentido material, como vemos en la cornucopia que soporta de la que surgen todo tipo de frutos-.

 No nos vamos de aquí sin recordar al autor de estas estatuas, el escultor sevillano Manuel Delgado Brackenbury, autor de la fuente de Híspalis que vemos en la puerta jerez o la fuente de las cuatro estaciones en el prado de san Sebastián o el conjunto también alegórico en el exterior del museo arqueológico provincial en la plaza de américa.

Glorieta de Bécquer

 Hecho poco después de la inauguración del parque a iniciativa de los hermanos Álvarez Quintero, quienes a su vez por méritos propios tienen su propia glorieta aquí. Ellos eran dos hermanos dramaturgos muy populares a principios de siglo. Que por supuesto estaban deslumbrados por Bécquer y quisieron darle un rincón en su ciudad. Que mejor que el maravilloso parque de María Luisa que se estaba construyendo. 

 

glorieta de bécquer

Puestos manos a la obra para homenajear a Bécquer con una estatua en su ciudad, fueron los principales impulsores del proyecto, escogieron esta glorieta para situar alrededor de este ciprés de los pantanos el conjunto escultórico. Este ejemplar es de los años 50 o 70, pero del siglo XIX, es decir ha visto cambiar el mundo radicalmente. Si empezamos a contar desde 1870 ha visto 5 reyes, dos repúblicas, dos guerras civiles, la dictadura de Primo de Rivera y la de Franco. Es que este árbol pudo ser contemporáneo de Bécquer y nos hace de conexión con entonces.

Coullaut Valera fue el escultor que se encargó del trabajo, la idea es que fuera una escultura viva, que se proyecte en el tiempo hasta lo infinito como la obra de Bécquer en relación a un ser con vida. Otra obra muy conocida de este autor es el monumento a Cervantes en la Plaza España de Madrid.

De forma originalmente circular, hace algunos años se modificó debido al crecimiento del árbol que demandaba espacio. Es un placer visitar este lugar y recorrer la escultura. Donde vemos tres esculturas de forma femenina que son tres estados del amor el ilusionado, el poseído y el perdido.

 y la rima décima que busca llegarnos al alma narrándonos que:

X

Los invisibles átomos del aire

en derredor palpitan y se inflaman,

el cielo se deshace en rayos de oro,

la tierra se estremece alborozada,

oigo flotando en olas de armonías

rumor de besos y batir de alas,

mis párpados se cierran… ¿Qué sucede?

—¡Es el amor que pasa!

Por supuesto hasta las rosas tienen espinas, por eso el conjunto se completa con dos figuras de bronce el amor que hiere y el herido.

 

otra poesía que encontramos

Monte Gurugú

 

Llamado así por el monte cercano a Melilla, lugar de enfrentamiento entre las tropas españolas y las cabilas rifeñas a principios de siglo. En la época que se reforma este parque España contaba entre sus posiciones coloniales con una franja de terreno al norte de Marruecos, al menos sobre el papel porque la resistencia por parte de sus habitantes era fiera. En estos momentos el recuerdo de esos enfrenamientos estaba fresco y aun resonaba el escándalo de la masacre de anual de 1921.

Aunque lo cierto es que este montículo estaba ya presente desde los tiempos en que estos parajes eran parte de los jardines de los duques de Monpensier. Forestier decidió dejar algunos de los elementos del jardín decimonónico y ajustarlo al nuevo paisaje del parque de María Luisa.

Este montículo nos regala la ventaja de una decena de metros para que se convierta en un mirador perfecto dentro del parque. Es uno de los puntos más populares por su escalera sinuosa, su cascada y su cima tranquila. Es uno de esos lugares con romanticismo en el parque. Aunque el túnel que pasa por debajo a día de hoy sea un carril bici para pasear por el parque, en su día fue un túnel para un pequeño ferrocarril que había por el parque durante la exposición.

 

Glorieta de los lotos

Aquí se encuentra la estatua dedicada a María Luisa Fernanda, quien donó los terrenos sobre los cuales se asienta el parque que pisamos ahora mismo

Es un lugar de paz, donde podemos encontrar unos bancos perfectos para sentarnos. Aquí nos queremos acordar de la función que ha tenido como lugar de encuentro para la juventud, hasta tal punto que ya lo vemos reflejado en la obra musical de la ciudad. Smash, Uno de los grupos insignia de los comienzos del rock sevillano la menciona en su glorieta de los lotos

glorieta de los lotos

Es aquí en la glorieta de los lotos y en la fuente de los leones donde vemos con más claridad como Forestier no se dedicó a trasplantar un concepto de jardín aquí a Sevilla, si no que procuró adaptarlo al entorno. Siendo el mismo donde se ve la intención de absorber el legado del jardín andaluz islámico. No trajo simplemente la idea del jardín francés y la trasplantó, si no que buscó en las raíces de esta tierra para dotarla de un parque acorde con su espíritu.

Es la idea del jardín andalusí, donde el orden y el capricho se dan la mano para crear estas sensaciones, con una presencia fuerte del agua. Necesario en lugares como el nuestro dónde el verano se muestra inclemente y no se prodiga ni en una gota de agua. El lugar para inspirarse en este sentido son los jardines granadinos de la Alhambra, siglos de influencia sobre nuestra arquitectura son de los que puede presumir este palacio en la altura de Granada. Por ello es que nos pueden sorprender algunos destellos nazaríes al pasear por el parque de María Luisa. 

Vemos el protagonismo de estanque alrededor del cual se distribuye toda la vida el espacio. Una zona con pérgolas cubiertas de vegetación donde escuchamos el rumor del agua.

 

 

Plaza de América y pabellón real

Alrededor nuestra tenemos tres edificios insignias del parque. El pabellón mudéjar, el neogótico y el real. Las tres obras de Aníbal González para esta parte donde la exposición y el proyecto paisajístico de Forestier se daban la mano.

El pabellón mudéjar a día de hoy alberga el museo de artes y costumbres populares

El llamado en su día palacio del renacimiento, de estilo neogótico, ya dedicado a pabellón de bellas artes se convirtió en museo arqueológico al fundir las colecciones del provincial y el municipal (que antes estaba en el lugar que hoy ocupa el espacio santo clara cerca de la alameda de Hércules).

El pabellón real ha albergado distintas funciones y a día de hoy se prepara en él un espacio expositivo dedicado a Aníbal González. Que dicen podemos esperar para el verano de 2022

En esta plaza es donde queda más patente el afán de muestra que tenía todo este proyecto, y a lo cual no podía falta el aporte de lo museístico. Con la misma idea se riega el parque glorieta dedicadas a literatos que ahondan en el ambiente íntimo de los jardincillos.

El museo arqueológico de Sevilla cuenta con objetos en su colección provenientes desde las épocas más remotas de las sociedades humanas asentadas en lo que hoy conocemos como Sevilla.

También construido por Aníbal González por la ocasión de 1929 y denominado palacio del renacimiento, fue el pabellón de bellas artes de la exposición. Entre su enorme colección de más de 60000 piezas cuenta con herramientas de piedra de la prehistoria, elementos de la cultura tartesia, ibera y una gran colección romana. Entre lo más llamativo del museo se encuentran las replicas del tesoro del carambolo, eso es replicas, porque las originales son tan valiosas que se encuentran custodiadas en un banco . Actualmente se encuentra cerrado por reformas y todos estamos esperando volver a visitarlo, ya que es uno de los principales atractivos del parque de María Luisa.

 

Enfrente tenemos el museo de artes y costumbres populares dedicado más a la etnografía. Podemos ver todo tipo de objetos relacionado con la forma de vivir tradicional en Andalucía. Entre su colección cuenta con talleres profesionales auténticos, que fueron donados por sus dueños cuando abandonaron la actividad y se volvieron a montar dentro para mostrar como eran cuando estaban en funcionamiento.

Con esta pequeña aproximación al parque de María Luisa acabamos hoy, nos vemos pronto. 

 

 

Enlaces de interés:

 

Página del parque del Ayuntamiento de Sevilla 

Página de la oficina de turismo sobre el parque de María Luisa 

Deja una respuesta