Fenicios, Griegos, Piratas y Vaqueros en Almería. Paisajes.

Las influencias que nos llegan del mundo interconectado no son una cosa del pasado, las podemos observar en cada lugar. Este elemento se puede encontrar ya en cualquier lugar del mundo.

Paisajes de Cabo de Gata

No toda la vida de una ciudad transcurre dentro de los límites de la misma, en muchos momentos son los acontecimientos que suceden lejos de sus límites los que marcan el ritmo y el sentido de sus evoluciones. Sevilla, cómo cualquier otro rinconcillo de este mundo está formado de mucho más que sus propias acciones, es hija de sus tiempos y acusa en su contenido los hechos que toman lugar en todos los lugares. Pensando en su actual condición de la comunidad autónoma andaluza y su vocación atlántica me viene a la cabeza otro lugar que está en la misma región e inmersa en el mediterráneo.

Patrimonio encontramos a cada paso. Gastronómico, cultural, histórico, artístico, ,inmaterial,natural.

Un lugar que toma el nombre de la ciudad preeminente, es la actual provincia de Almería. Cuyo mismo nombre nos trae ya la promesa y su cumplimiento, desde siempre cerca del mediterráneo. Ya fuera en las rutas griegas y fenicias de comercio y colonización, cómo en la custodia de los omeyas contra los temibles normandos. En relación con la republica marítima de pechina, la Bayanna que supuso el germen y madre de una Almería originariamente concebida como su alcance al mar. Refugio y protección para los sufíes que huían y veía su vida resguardad en esta comarca. En principio esta ciudad se convirtió en escudo y baluarte del califato omeya, pues se trata de una fundación de nada más y nada menos que de Abderramán III.

Dando un gran salto hacia adelante en el tiempo, un lugar espectacular para dar rienda suelta a nuestro disfrute, el paisaje resulta simplemente impresionante. En un arrebato de pura sugerencia nos podemos llegar a imaginar con facilidad el está recorriendo los desiertos de américa que tanto hemos visto en las películas que nos hablan del oeste. Esas películas que eran también motejadas como de indios y vaqueros.

Nos queda un paraje natural que es simplemente extraordinario. Un paisaje en lo completo que se nos dibuja ante los ojos con una paleta de colores muy definida. Un lugar cuya fisonomía está moldeada por los elementos y la mano del hombre, así como sus ritmos están esculpidos para encajar con sus particulares circunstancias. Nos encontramos con una región que es naturalmente seca, donde abunda eso que podríamos llamar el malpaís. Colores terrizos en una gama enorme que se ven salpicados por los colores de la vegetación perfectamente adaptada a sus condiciones de lluvias escasas y concertadas mientras que otras directamente viven de la bruma marina. Este lugar vive volcado al mar, la misma disposición de sus poblamientos y la toponimia. Es un lugar que mira y se mira desde el mar. Es desde donde se encuentra representado. Por donde se recibe a los griegos y fenicios, donde se establece el poder naval omeya y siglos más tarde los austrias y borbones riegan de castillos estos lugares para protegerlos de los ataques de piratas norteafricanos.

Castillo de San Ramón

Es una colección de colores ocres del monte, con los verdes del agave y la palmera. Las doradas o pétreas playas que se encuentran con el mar que cuando consiente en estar calmado es de una transparencia tal que nos tienta con la muestra de la espectacular vida que alberga. Uno percibe rápidamente que la forma de comunicación tradicional ha sido la marítima, salvando así las grandes condiciones y dificultad del terreno que caracterizan al interior; seco, con desnivel y extenso.

Lugares que fascinan

  • Cabo de gata, un lugar que merece. Hogar de unas salinas que siguen en actividad hoy en día y una playa que cuando pasé parecía en su calma casi literalmente una piscina. Con unas salinas enormes que nos recuerdan a todas esas factorías de salazón que hacían las delicias de todo el mundo romano con el garum.  En el núcleo urbano que solía servir de residencia a los trabajadores de la salina y contaba con algunos equipamientos, como la Iglesia de las Salinas. Iglesia que fuera restaurada hace algunos años después de años de abandono. Tras los humedales nos lleva la carretera hacia el promontorio del cabo de gata, con su faro y sus arrecifes. Ejemplo perfecto de lo que es un paisaje cultural.
El arrecife de las sirenas. Al parecer la colonia de focas monje que solía habitar este lugar era confundida con los seres míticos por los marinos en la lejanía.
  • Isleta del moro; llamado así por el islote que se encuentra a pocos metros de su costa. Sobresale por el sabor marinero que tiene, en relación con la tradicional dedicación de la pesca y en cualquiera de los casos, relacionada de una forma u otra con el mar – ya sea sea por la pesca, el buceo, la restauración o el turismo-. Es un lugar espectacular para practicar cualquier submarinismo y buceo, por la claridad de sus aguas y la vida que albergan.  Por lo tanto, es un gran lugar para tener una primera inmersión, cuenta con escuela de buceo. Si prefieres otro tipo de actividad, el senderismo es una opción genial.
Vista panorámica desde la colina que domina el pueblo.
  • Playazo de Rodalquilar, un lugar espectacular en cuanto se emboca el camino que lo comunica con la carretera. Rodalquilar que vive su apogeo relacionado con la minería y constituye el testimonio del pasado industrial relacionado con las labores de extracción y tratamiento del mineral Senda  que lleva a la playa está guardada por la torre del alumbre y cuyo valle acaba en una playa enorme y virgen pero de fácil acceso. Cuenta con el Castillo de San Ramón construido sobre las dunas fósiles que sobresalen al mar en el siglo XVIII para proteger esta zona y los acantilados de la Molata, espectaculares para contemplar y fotografiar.
Vista desde la trasera del castillo.

PD. Si quieren comprar el Castillo de San Ramón, parece que tuvieron su oportunidad de poseer un castillo en la costa almeriense. https://www.expansion.com/fueradeserie/arquitectura/2018/03/02/5a97bce4e2704eaa298b45ae.html

Deja una respuesta