Samurais en el Guadalquivir

Los primeros Japoneses alrededor del mundo y de visita en Sevilla. Samurais de Sendai a Sevilla.

vista de sevilla en el siglo xvii imagina un samurai cruzando el puente

Hace más de cuatrocientos años, cuando era Sevilla la puerta de América. Llegaban cruzando el pacifico, desde las Filipinas hasta México y en dirección España-. Enorme gesta a recordar precisamente este año que se conmemora la expedición de Magallanes y Elcano, la de un samurai en Sevilla.

Nos podemos imaginar embocando por la entrada del Guadalquivir la embarcación que trae e unos singulares personajes a Andalucía, unos samurais destino a Sevilla, desde el lejano Japón vienen los samurais. Donde, por supuesto el Duque de Medina Sidonia que cómo tal era el encargado de velar por la seguridad de estas costas, estaba sobre aviso y dispuso los medio necesarios para su recibimiento cómo merece la ilustre naturaleza de los personajes que componen la comitiva. Esta tiene como objeto la puesta en contacto del Daimyo Date Masamune con los reinos europeos, acceder a su tecnología y apoyo para sus propias ambiciones en Japón. Siendo los motivos más bien mundanos también se buscaba entablar relaciones con el papa.

Llegada a Sevilla

De la comitiva que se arma para la ocasión nos da fé el documento, que genera el interés de la ciudad y el recibimiento por parte de la aristocracia de la misma. El revuelo es tanto ante la novedad que todos se arremolinan cerca del puente de barcas de Triana para ver a los extranjeros, aquel puente que seguiría comunicando ambas orillas durante otros doscientos años más. Según la Historia del regno de Voxu de Scipione Amati acaban llegando no sin dificultad un 5 de octubre. Allí serán acogidos con todo el lujo y atención necesarios por el Duque de Medina Sidonia que armó dos galeras para llevarlos a Coria con parada para adquirir nuevos ropajes y preparar cómo es debido la entrada a Sevilla. Por supuesto, esto habría de levantar expectación entre los habitantes:

Miércoles 23 de octubre de 1614 años entró en Sevilla el embaxador Japon Faxera Recuremon, embiado de Joate Masamune, rey de Boju. Traía treinta hombres japones con cuchillas, con su capitán de la guardia, y doce flecheros y alabarderos con lanças pintadas y sus cuchillas de abara. El capitán era christiano y se llamaba don Thomas, y era hijo de un mártyr Japón. Venía a dar la obediencia a Su Santidad por su rey y reyno, que se avía baptizado. —(Biblioteca Capitular Calombina 84-7-19. Memorias…, fol.195)

Por supuesto, la mirada va en las dos direcciones. El arte Namban refleja la visión que se tenía de los europeos, que igualmente resultaban exóticos.

Embajada Keicho

De las motivaciones que pueden llevar a los emisarios de un lejano Daimyo que manda a sus hombres a realizar el primer viaje alrededor del mundo de japón se puede especular muchísimo. De manera oficial es un signo de amistad con el papado, un viaje para lograr el reconocimiento de tan importante dirigente religioso. Pero es también digno de notar que entre las motivaciones que movieran al gobernante sea la de establecer unos cauces fluidos de comunicación, que le permitiera acceder a tecnología y apoyo occidental. Esto seria una ventaja estratégica en el balance de fuerzas entre los gobernantes japoneses. Las disputas entre Portugal y Castilla sobre a quien le correspondía la evagelización (la influencia sobre tales territorios) y la entrada en juego de ingleses y holandeses en aquellos mares cómo nueva competencia hicieron de este otro frente de los juegos de las potencias europeas.

Kasekura Tsunenaga, bautizado cómo Felipe Francisco de Fachicura logró su objetivo de llegar a Roma tras cruzar medio mundo. Pero desgraciadamente para sus esfuerzos no hubo continuidad en las relaciones debido a los cambios políticos en Japón.

En muchos sentidos la embajada no conseguiría sus objetivos, y los cristianos japoneses se verían fuertemente reprimidos pocos años después.

Aún con todo, nos quedan curiosidades. Se dice que algunos de ellos, no queriendo volver al país donde se les perseguía por ser cristianos decidirían quedarse en Coria del Río iniciando la saga de los  samurais en Sevilla, de ellos se ha dicho que vienen aquellos con apellido Japón que podemos ver hoy en día. Así que mucho antes del desarrollo de la industria turística a escala global ya teníamos japoneses disfrutando de nuestra tierra, hasta el punto de poder considerarla un nuevo hogar.

Al hilo de esta historia nos podemos encontrar con la curiosidad de que a día de hoy podamos encontrar Sake en el bajo Guadalquivir y samurais de Sevilla , otra muestra del crisol de culturas que es Andalucía.

¿que os parece?

https://www.historiajaponesa.com/la-embajada-keicho-1613-1620-samurais-catolicos-en-la-sevilla-del-siglo-xvii/
Magnífico trabajo para adentrarse más en el asunto.

Deja una respuesta